Mitos a la hora de cocinar granos ¿Qué debemos creer?

Mis Mujeres Diana, sin duda muchas de ustedes han recibido miles de consejos a la hora de cocinar, bien sea para facilitarles la vida o para llegar a ese sabor inigualable con el que quieren conquistar el paladar de los que más quieren.

El tema se vuelve mucho más curioso cuando se trata de fríjoles o lentejas, ya que alrededor de ellos existen mitos de cocción, que por más descabellados que parezcan, pueden resultar útiles o tan simples que es mejor dejarlos pasar.

¿Están listas para conocer los mitos más comunes de cocción de granos? ¡Empecemos!

1. No desechar el agua luego de dejarlos en remojo ¡Mito!

Dejar en remojo los granos, además de ayudarte a ablandarlos, estás permitiendo que el grano se limpie de bacterias propias de su entorno o de la manipulación natural de su proceso de distribución. Al no desechar el agua, podrías estar cocinando esas impurezas y llevándolas a la mesa.

2. Sal o bicarbonato para ablandarlos más rápido ¡Mito!

Esta es una costumbre muy popular pero podemos estar enfrentándonos a varios problemas. Con la sal, por ejemplo, lograríamos gracias a la ionización del agua, acelerar la deshidratación del grano endureciendo la cáscara. En cuanto al bicarbonato, si se usa en exceso, el resultado es una variación en el sabor, incluso después del remojo.

3. Cocinar introduciendo una cuchara de metal ¡Mito!

La creencia popular nos recomienda utilizar una cuchara de metal muy puro, lo que hoy día es bastante complicado de conseguir. Sin embargo, y si contamos con una en casa, lo que estamos logrando es desprender hidróxido de aluminio que terminará mezclándose con nuestros alimentos.

Si bien algunas son bastante conocidas, todas tienen un elemento en común y es el calor que se usa para cocinar los granos. Por lo tanto, mis Mujeres Diana, la forma más efectiva  es cocinarlos en agua caliente, recuerda siempre pasarlos por agua para eliminar cualquier impureza, desecharla y continuar la cocción con agua limpia.

Puedes aprovechar el microondas, utiliza tres cantidades de agua por cada media de fríjoles o lentejas en un recipiente apto para microondas y ponlo a la máxima potencia unos 15 minutos aproximadamente, también te será de utilidad la olla a presión o cualquier olla que puedas tapar para conservar la temperatura y asegurar una cocción pareja.

¿Y tú, qué otro mito conoces alrededor de este tema? ¡Compártelos en comentarios!

No votes yet.
Please wait...